Salud

¿Cómo afecta la contaminación al pelo, la piel y el corazón?

Aunque todos conocemos los efectos nocivos de la contaminación en nuestra salud, casi siempre nos referimos a cómo perjudica el estado de los pulmones, ya que realmente son los más castigados al estar inhalando sustancias tóxicas mezcladas con el aire. Sin embargo, no son los únicos órganos que sufren los daños que provoca el cada vez más deteriorado aire que respiramos. La piel, el pelo y el corazón también son aspectos de nuestra salud muy sensibles a los altos niveles de polución en el ambiente. En concreto, se incrementa el riesgo de desarrollar acné, eccemas, pérdida de cabello e incluso enfermedades de mayor gravedad, como ataques de corazón.

Analizamos los efectos que produce la contaminación en el estado de la piel, el pelo y la salud cardiovascular.

Consecuencias de la contaminación en la piel

En el aire encontramos partículas contaminantes que pueden afectar al estado de la piel. Entre ellas están:

  • compuestos orgánicos volátiles
  • moléculas reactivas al oxígeno
  • ozono
  • humo proveniente del tabaco

Efectos de la contaminaciónEstas partículas pueden causar el deterioro de la barrera cutánea, así como otras alteraciones en la piel que provocan su oxidación y, en consecuencia, otros efectos añadidos:

  • Un envejecimiento precoz de la piel
  • Acné
  • Reacciones de psoriasis

Asimismo, si se daña esta protección de la piel, se puede favorecer la aparición de síntomas de alergia. El doctor José María Ricart Vayá, jefe de Dermatología y Medicina Capilar del Hospital Quirónsalud Valencia, nos aclara que “la piel ejerce de barrera natural frente a los agentes externos, función que cada vez se debilita más y la expone a cuadros alérgicos“.

¡Ojo con las pieles sensibles y atópicas!

Nuestro dermatólogo nos destaca que “son las más vulnerables a los efectos contaminantes y la disminución de humedad”. Debido a su propia tendencia al enrojecimiento y a la sequedad, es posible que desarrollen otros problemas dermatológicos tras un periodo de tiempo, como:

  • Sequedad en la piel o xerosis
  • Lesiones en la piel o eccemas
  • Piel escamosa o descamación

Efectos adversos en el pelo

Es otro de los principales perjudicados por la contaminación, ya que exponerse a una alta concentración de contaminantes puede producirse inflamación o irritación del cuero cabelludo. Esta última puede estar acompañada por descamación o piel escamosa, lo que facilita la aparición de dermatitis o caspa.

Cabe destacar que uno de los factores más importante en la salud del cabello es el sistema inmunológico, que también se ve influido por la contaminación. Nuestro dermatólogo nos apunta que “el sistema inmune está formado por una red vital de células y órganos que protegen el cuerpo de infecciones que causan patologías, y su alteración puede provocar un tipo de alopecia autoinmune“.

Afortunadamente, existen tratamientos médicos prescritos por un especialista en Tricología que ofrecen mejorías en la evolución de la calvicie, e igualmente favorecen la regeneración de tejidos o tisular y el aumento del folículo piloso.

Mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares

La contaminación, cada vez más presente en aire, agua y alimentos, supone que haya un incremento del riesgo de problemas cardiovasculares, especialmente durante las épocas anticiclónicas, en las que no llueve y el clima es más estable. Esas condiciones climatológicas impiden la circulación de las partículas externas contaminadas, provocando una mayor concentración de estas en el aire.

En consecuencia, esta situación favorece la aparición de:

  • Trombos
  • Aumento de la presión arterial
  • Espasmos o vasoconstricción en las arterias coronarias, lo que dificulta la circulación de la sangre del corazón y el cerebro

A su vez, estos problemas pueden derivar en otras enfermedades todavía más graves. Así nos lo señala el doctor Rafael Florenciano Sánchez, especialista en Cardiología del Hospital Quirónsalud Torrevieja, quien nos advierte que “todos estos factores pueden ser el origen de un mayor número de infartos de miocardio, arritmias e infartos cerebrovasculares

Por último, nuestro cardiólogo añade otra posible consecuencia: “Una alta exposición a la contaminación ambiental beneficia la rápida progresión de la enfermedad arterioesclerótica, lo que provoca un mayor acúmulo de grasa en las arterias principales”.

¿Quiénes son los más afectados?

Unos altos índices de polución en la ciudad perjudican en mayor medida a personas con estas características:

  • De avanzada edad
  • Problemas cardiovasculares o con riesgo a padecerlos, por ejemplo, personas con diabetes

Si nos encontramos en estos grupos de riesgo, es preferible reducir las salidas a la calle en la medida de lo posible, o evitar la exposición a las partículas contaminantes los días en los que se esperan altos índices de contaminación.

Deja una respuesta