Salud

Fiebre amarilla – República Bolivariana de Venezuela

El 13 de noviembre de 2019, el Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de Venezuela y la Oficina de la OPS/OMS en Venezuela notificaron un caso confirmado de fiebre amarilla en el estado de Bolívar. El paciente era un hombre de 46 años residente en el municipio de Gran Sabana (estado de Bolívar). Durante los 19 días previos a la aparición de los síntomas estuvo en la localidad de Urimán (municipio de Gran Sabana). El 14 de septiembre de 2019 aparecieron los síntomas, a saber, fiebre, escalofríos, náusea, vómitos, epistaxis, petequias y diarrea. El 26 de septiembre de 2019, el paciente acudió a un hospital público del municipio de Heres, donde su condición se deterioró. El paciente presentaba deshidratación moderada, sangrado gingival, ictericia, coluria, dolor abdominal y hepatomegalia. Permanece hospitalizado con insuficiencia renal crónica y anemia moderada desde el 13 de noviembre de 2019.

El 26 de septiembre de 2019, la primera muestra de suero fue enviada al laboratorio de referencia nacional, el Instituto Nacional de Higiene «Rafael Rangel» (IHRR),1 , en Caracas. El 13 de noviembre de 2019, la muestra dio positiva para fiebre amarilla en una prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RCP-RT), y negativa para dengue el 14 de noviembre de 2019 en una prueba de RCP-RT. El 10 de octubre de 2019 se tomó una segunda muestra de suero y se envió al IHRR; todavía se esperan los resultados.

Se considera que en la mayor parte del territorio de Venezuela existe el riesgo de fiebre amarilla selvática y este caso constituye el primer caso autóctono confirmado de fiebre amarilla diagnosticado en Venezuela desde 2005.

Respuesta de salud pública

El 12 de noviembre se desplegó un equipo conjunto (integrado por representantes de la Oficina de la OMS en el país y del Ministerio de Salud de Venezuela) para evaluar el riesgo y elaborar un plan de respuesta. La Unidad de Inmunización y el Fondo Rotatorio de la OPS obtuvieron una donación de 571 000 dosis de la vacuna contra la fiebre amarilla del UNICEF que llegaron al país a finales de octubre (para más información, acceda a este enlace).

Las autoridades locales de salud pública han reforzado las actividades de vigilancia epidemiológica activas y pasivas tanto en humanos como en primates. Además, se han programado actividades estratégicas de vacunación.

Evaluación del riesgo por la OMS

La fiebre amarilla es una enfermedad hemorrágica vírica aguda transmitida por la picadura de mosquitos infectados que puede propagarse rápidamente y causar graves problemas de salud pública. No existe tratamiento específico, pero la enfermedad se puede prevenir mediante una dosis única de vacuna antiamarílica, que protege de por vida contra la enfermedad. Es necesario administrar un tratamiento sintomático para la deshidratación, la insuficiencia respiratoria y la fiebre y se recomienda un tratamiento antibiótico para las infecciones bacterianas asociadas.

El origen de la infección de este caso es probablemente selvático, ya que se trata de una zona donde se ha determinado que hay riesgo de transmisión de la fiebre amarilla. Se considera que existe riesgo de transmisión de la fiebre amarilla en Venezuela.

Consejos de la OMS

Este caso ilustra la importancia de seguir concienciando a la población y de contar con sistemas de vigilancia sólidos (incluida la capacidad de laboratorio) y una alta cobertura de vacunación contra la fiebre amarilla, sobre todo en zonas con un ecosistema favorable a su transmisión y donde viven grupos indígenas.

Consejos a quienes piensen viajar a zonas con riesgo de transmisión de la fiebre amarilla, o residir en ellas:

  • Se recomienda a todos los viajeros de 9 meses o más que vayan a viajar a Venezuela recibir la vacuna antiamarílica al menos 10 días antes de la fecha de salida, salvo si sus itinerarios se limitan a las zonas siguientes: los estados de Aragua, Carabobo, Miranda, Vargas y Yaracuy en su totalidad, y el Distrito Federal. No se recomienda la vacuna a los viajeros cuyos itinerarios se limiten a las zonas siguientes: todas las zonas situadas a una altitud superior a 2300 metros en los estados de Mérida, Trujillo y Tachira; los estados de Falcón y Lara; la isla de Margarita; la capital, Caracas, y la ciudad de Valencia (consulte el mapa aquí).
  • La vacuna está contraindicada en niños menores de 6 meses y no se recomienda en niños de 6 a 8 meses, excepto durante epidemias, cuando el riesgo de infección por el virus de la fiebre amarilla puede ser muy elevado.
  • Se recomienda precaución antes de administrar a personas de 60 años o más la vacuna contra la fiebre amarilla; se debe realizar una evaluación de los riesgos y los beneficios para toda persona de 60 años o más que no haya sido vacunada y para quien normalmente se recomienda la vacuna.
  • Una dosis única de vacuna es suficiente para lograr una protección de por vida contra la fiebre amarilla. No son necesarias dosis de recuerdo.
  • El virus de la fiebre amarilla se puede transmitir no solo en zonas de alta endemicidad, sino también en zonas de baja endemicidad si el itinerario de un viajero le lleva a una exposición intensa a los mosquitos (por ejemplo, durante estancias prolongadas en zonas rurales). La OMS recomienda, como medida de precaución general, evitar las picaduras de mosquito; el riesgo más elevado de transmisión del virus de la fiebre amarilla se registra durante el día y a primera hora de la noche.
  • Los viajeros de un año o más que lleguen del Brasil y los que hayan transitado durante más de 12 horas por un aeropuerto brasileño deben estar en posesión un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla. Los viajeros deben ser conscientes de que el hecho de que un país no exija la vacunación contra la fiebre amarilla no implica que no exista riesgo de transmisión de la enfermedad. La cobertura vacunal puede ser insuficiente en algunas poblaciones, en particular en las comunidades indígenas.
  • Los certificados internacionales de vacunación contra la fiebre amarilla son válidos 10 días después de la primovacunación y tienen carácter vitalicio. No es necesaria una dosis de recuerdo al cabo de 10 años para garantizar la protección y esta dosis no se puede exigir a los viajeros internacionales como condición de entrada a un país (para más información, consulte este enlace).
  • Se recomienda conocer los síntomas y signos de la fiebre amarilla.
  • Conviene fomentar la búsqueda de atención sanitaria durante los viajes o a la vuelta de zonas con riesgo de transmisión de la fiebre amarilla, especialmente si se trata de países en los que es posible el establecimiento de un ciclo local de transmisión (es decir, en los que esté presente el vector competente).

La OMS insta a los Estados Miembros a adoptar todas las medidas necesarias para mantener a los viajeros bien informados de los riesgos y las medidas de prevención, incluida la vacunación. Asimismo, se debe informar a los viajeros acerca de los signos y síntomas de la fiebre amarilla, así como de la necesidad de consultar rápidamente a un profesional médico si presentan esos signos después de una posible exposición.

La OMS insta a los Estados Miembros a que refuercen el control del estado vacunal de los viajeros a cualquier zona potencialmente endémica. Los viajeros de retorno que tengan viremia pueden suponer un riesgo de establecimiento de ciclos locales de transmisión de la fiebre amarilla en zonas donde esté presente el vector competente. En caso de que haya motivos médicos para que un viajero no se vacune, esto debe ser certificado por las autoridades competentes.

Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS no recomienda la aplicación de restricciones a los viajes a Venezuela ni al comercio con ese país.

Para obtener más información sobre la fiebre amarilla, véase:

1El laboratorio de virología del IHRR ha participado en formaciones regionales sobre arbovirus nuevos y reemergentes. Actualmente tiene capacidad para la detección molecular de la fiebre amarilla (incluida la detección en el tejido). El laboratorio ha participado en los diversos programas de evaluación del desempeño (evaluación externa de la calidad, tanto a nivel mundial como regional) y ha obtenido resultados satisfactorios para la serología y los ensayos moleculares.

Deja una respuesta